EL NOMBRE SAGRADO




Publicado en Marzo de 2012 

Leer un fragmento de la obra: El_Nombre_Sagrado.swf

Reseña: El Nombre Sagrado muestra una etapa de la Historia de Roma en la que se creía fielmente en el poder de los ritos, tanto aplicados a la vida publica, a la relación con los dioses y la naturaleza, o a las batallas. Cuando Roma declaraba la guerra a otro pueblo, tenía toda una parafernalia de ritos sagrados que se cumplían escrupulosamente y, antes de lanzar una sola flecha, los magos etruscos realizaban una batalla mágica para conquistar el dios de la ciudad. Más allá de los detalles históricos, en esta novela se plasma esa forma especifica de hacer la guerra, que a veces acababa antes de empezar. Guerra mágica en la que era importante la danza de los salios, el águila de oro, la invocatio, y otros ritos que se han perdido a lo largo del tiempo.


Fragmento:
     La sacerdotisa de Lug, en el sagrado santuario del dios, se disponía a renovar los pebeteros de bronce colocando nuevos y frescos perfumes, cuando se detuvo ante la gran vasija de terracota, de amplia boca, donde el destino hablaba con vaporosas imágenes, y contempló sobre la superficie del agua las sinuosas sombras que amenazaban la paz de la ciudad. «¿Es la hora?», se preguntó en su interior.
Terminó de colocar los pétalos de rosa sobre las vasijas llenas de agua perfumada, y se aseguró de que los inciensos esparciesen sus aromáticos perfumes por la estancia del dios. De repente notó como si oscuras sombras entrasen en la sagrada morada y las antorchas disminuyesen su fuego, cediendo a la imposición de las tinieblas. Un halo de terror invadió la Casa del dios.
Se estremeció y, por unos instantes, mientras dejaba caer sin proponérselo el último pétalo, sus manos temblaron y todo su cuerpo fue invadido por un húmedo frío. Miró al dios, impertérrito en lo alto de su trono de mármol, su lanza sagrada de plata envuelta por la oscuridad, y luego, instintivamente, al espacio circular situado delante del altar. Allí estaba protegido y oculto el mundus, el punto central, el Eje a partir del cual habían sido trazados los límites de la ciudad, el agujero donde los fundadores de Capua, los Primeros Padres, habían echado un puñado de tierra de sus lugares de origen, creando el vínculo sagrado que los unía ante los dioses, que los convertía en hermanos y en los antepasados divinizados de Capua. 
Fue entonces cuando los fundadores iniciaron el Tiempo en la naciente ciudad, fue entonces cuando Lug descendió de su morada celeste y habitó entre los campenses, para ser su vínculo con el cielo, su inspiración, su dios. Desde entonces velaba por su pueblo, y su pueblo velaba por él. 
Sin embargo, del espacio circular que protegía el mundus salía una débil neblina, augurando un futuro trágico. Algo iba a pasar, algo terrible que amenazaba el pacto con los dioses y a la misma ciudad de Capua.

Se puede conseguir en versión digital en Amazon:
http://www.amazon.es/El-Nombre-Sagrado-ebook/dp/B00EOTEWPC/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1378485360&sr=1-2
https://dl.dropbox.com/u/5083898/Web/El_Nombre_Sagrado.swfhttp://www.amazon.es/El-Nombre-Sagrado-ebook/dp/B00EOTEWPC/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1378485360&sr=1-2http://www.amazon.es/El-Nombre-Sagrado-ebook/dp/B00EOTEWPC/ref=sr_1_2?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1378485360&sr=1-2shapeimage_1_link_0shapeimage_1_link_1shapeimage_1_link_2