LA CIUDAD DE LAS PUERTAS DE ORO




Publicado en Marzo de 2012 

Leer un fragmento de la obra: La_Ciudad_de_las_Puertas_de_Oro.swf

Reseña:  Hace 12.000 años, los griegos prehoméricos se enfrentaron a un ejército invencible procedente del imperio más poderoso de la Tierra: Atlántida.
    En aquellos tiempos, la magia y los misterios pervivían en manos de los sacerdotes y los nigromantes. Los diez reyes de Atlántida gobernaban el mundo, y de entre ellos surgió el Emperador del Sol de Medianoche, heredero de la mítica Ciudad de las Puertas de Oro.
    El mundo se vio envuelto en una guerra donde se enfrentaron guerreros atlantes, amazonas, ejércitos griegos; dónde surgieron los últimos vestigios de la magia egipcia y los barcos se movían impulsados por genios invisibles. Fuerzas telúricas, ruinas milenarias que ocultaban olvidados secretos, hierofantes de Shambala, el Rey del Mundo… Un Universo situado entre la realidad y el mito, entre la fantasía y el esoterismo; un viaje a un tiempo que tal vez existió, y que nos abre una puerta que saciará el deseo de aventura de nuestra alma.

Fragmento:
[…] En ese instante, un sacerdote muy anciano exclamó: «¡Ay!, Solón, Solón, ¡los griegos seréis siempre niños!, ¡no existe el griego viejo!» Al escuchar esto, Solón le preguntó: «¿Por qué lo dices?». «Todos –replicó aquél–, tenéis almas de jóvenes, sin creencias antiguas transmitidas por una larga tradición y carecéis de conocimientos encanecidos por el tiempo.» 
[…]
En efecto, antes de la gran destrucción por el agua, la que es ahora la ciudad de los atenienses era la mejor en la guerra y la más absolutamente obediente de las leyes. Cuentan que tuvieron lugar las hazañas más hermosas y que se dio la mejor organización política de todas cuantas hemos recibido noticia bajo el cielo. 
[…]
… pero una de entre todas se destaca por importancia y excelencia. En efecto, nuestros escritos refieren cómo vuestra ciudad detuvo en una ocasión la marcha insolente de un gran imperio, que avanzaba del exterior, desde el Océano Atlántico, sobre toda Europa y Asia. 
[…]
En dicha isla, Atlántida, había surgido una confederación de reyes grande y maravillosa que gobernaba sobre ella y muchas otras islas, así como partes de la tierra firme. En este continente, dominaban también los pueblos de Libia, hasta Egipto, y Europa hasta Tirrenia. Toda esta potencia unida intentó una vez esclavizar en un ataque a toda vuestra región, la nuestra y el interior de la desembocadura. Entonces, Solón, el poderío de vuestra ciudad se hizo famoso entre todos los hombres por su excelencia y fuerza, pues superó a todos en valentía y en artes guerreras, condujo en un momento de la lucha a los griegos, luego se vio obligada a combatir sola cuando los otros se separaron, corrió los peligros más extremos y dominó a los que nos atacaban. Alcanzó así una gran victoria e impidió que los que todavía no habían sido esclavizados lo fueran y, al resto, cuantos habitábamos más acá de los confines heráclidas, nos liberó generosamente. Posteriormente, tras un violento terremoto y un diluvio extraordinario, en un día y una noche terribles, la clase guerrera vuestra se hundió toda a la vez bajo la tierra y la isla de Atlántida desapareció de la misma manera, hundiéndose en el mar. 
[…]
El que no sea una fábula ficticia, sino una historia verdadera es algo muy importante, creo.
Platón, Timeo


https://dl.dropbox.com/u/5083898/Web/La_Ciudad_de_las_Puertas_de_Oro.swfshapeimage_1_link_0